El método ABP: Aprendizaje Basado en Problemas

Hola a todos!

Hoy os vengo a hablar de mi experiencia con una metodología un tanto experimental aún en nuestro sistema educativo. Éste es el Aprendizaje Basado en Problemas (PBL por sus siglas en inglés (Problem-Based Learning)), el sistema que se usa en la facultad de medicina de mi universidad. No és un sistema común en España y, si no voy equivocada, sólo hay una facultad de medicina en todo el país que usa éste método de forma completamente integrada en el grado. Sinceramente, creo que la metodología ABP lleva al estudiante a ser más eficaz. Aún así también tengo claro que el éxito de dicho sistema depende muchísimo del propio estudiante y de su disposición.

Primero un poco de historia: El método ABP se inició en la Escuela de Medicina de la Universidad de McMaster (Canadá), y se ha revelado como uno de los proceso
s educativos con más éxito para la comprensión de conceptos en el aprendizaje.

Antes de entrar a la universidad, todas las clases de mi vida las había tomado de la forma clásica, la llamada clase o lectura “magistral”, en la cual el profesor habla durante horas delante de una pizarra o de una presentación Powerpoint, generalmente no muy bien hecha (y que con un poco de suerte la encontraremos en el campus virtual correspondiente), y los alumnos se limitan a escuchar, tomar apuntes y, si tienen un profesor mínimamente decente, éste intentará resolver las preguntas que los futuros médicos le planteen. 4b43eb52f4bf238c7c189114ef39dc37.jpg

El método ABP, sin embargo, huye de las clases magistrales tradicionales. En mi caso, las clases se componen de unos 10 alumnos y un profesor que les guiará durante las sesiones. Durante éstas, se reparte un problema, un caso médico. El objetivo no es solucionar el caso, ni llegar a diagnosticar al paciente ni mucho menos, sino que el alumno se plantee preguntas que le ayuden a entender las bases médicas del problema.

Os pongo un ejemplo corto para que me entendáis: “El Sr. Crónico se presenta en la consulta con un hormigueo que le desciende por el brazo derecho, y con parálisis de los dedos pulgar e índice de la mano del mismo lado. Nos cuenta que hace 2 días que tuvo un accidente con la bicicleta en el que cayó al suelo, aplastando dicho brazo con el cuerpo.” De éstas 3 líneas ya podríamos sacar diferentes temas para el estudio, como la inervación del brazo, la topografía, la organización muscular… De éso se trata el método ABP, de crear dudas en los estudiantes y de que sean los mismos los que busquen las soluciones. Son los alumnos los que toman la responsabilidad de aprender por ellos mismos. El ABP incluye el desarrollo del pensamiento crítico en el mismo proceso de enseñanza y aprendizaje, no lo incorpora como algo adicional, sino que es parte constitutiva de tal proceso.

Os incluyo los pasos que seguimos en las sesiones:

  1. Leer y analizar el problema
  2. Realizar una lluvia de ideas
  3. Hacer una lista de aquello que se conoce
  4. Hacer una lista de aquello que no se conoce
  5. Hacer una lista de aquello que necesita hacerse para resolver el problema
  6. Definir el problema
  7. Obtener información: aquí se espera que los alumnos se distribuyan las tareas de búsqueda de la información.
  8. Presentar resultados

Todo esto se realiza en 2 o 3 sesiones, dependiendo de la densidad del problema presentado.

Evidentemente éste método será más o menos eficaz, como he dicho antes, dependiendo de la actitud del estudiante, ya que no basta sólo con escuchar y estudiar lo aprendido durante las clases, sino que tienes que buscar la información por ti mismo, lo que requiere más tiempo. Los estudiantes deben ser activos, independientes y tienen que estar dispuestos a trabajar en equipo, ya que gran parte de las sesiones ABP se basan en la discusión de la información entre los componentes del grupo.

Con todo esto no quiero decir que los profesores no hagan nada, ni mucho menos. Evidentemente nos guían y resuelven nuestras dudas. A parte, se combinan las sesiones ABP con algunas clases magistrales, necesarias bajo mi punto de vista, ya que gracias a ella podemos acabar de comprender la información y nos permiten encajar todas las piezas del puzzle. Para que os hagáis una idea, a la semana quizás tenemos unas 4 o 5 clases magistrales de 2h cada una.

En fin, creo que ya me he enrollado lo suficiente… Qué os parece el método ABP? Si tenéis cualquier duda u opinión no dudéis en comentar!

Nos vemos pronto!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Adiós, primero de medicina

Madre mía, si aún no me han cerrado el blog! Disculpad por el retraso, simplemente casi no he tenido tiempo ni de respirar durante éstos últimos meses… os cuento:

Ya puedo decir oficialmente que he superado el primer año de carrera. La verdad es que aún me cuesta creerlo. Aún me cuesta  creer que entré en la carrera que quería y me cuesta creer que todo me haya ido tan bien desde el primer día. No os confundáis, ha sido duro… muy duro, pero he disfrutado cada segundo del proceso. Dejadme que os explique un poco las conclusiones que he sacado del “temido” primero de medicina.

1e9953a633e48c1c2af3495a7179a8db

  1. La universidad es diferente a todo lo que había experimentado antes. Para mí ha sido mucho más fácil relacionarme con la gente, supongo que porque todos entramos a primero igual de asustados. A parte, el ambiente que se respira (fuera de las clases y de las presiones por los exámenes) es mucho más relajado y distendido que el que había en el instituto.
  2. Primero de medicina es duro. Principalmente porque hay un cambio brutal en el nivel de estudios. Desde mi experiencia os puedo decir que la cantidad de materia a estudiar ha sido muchísima más y muchísimo más densa de lo que venía estudiando años atrás. Ahora bien, también es muchísimo más interesante, por lo que estudiar no se me ha hecho tan pesado como anteriormente. Ah, y la famosa frase: “Primero de medicina es un filtro” es totalmente cierta, al menos desde mi punto de vista y desde lo que ha sido mi experiencia éste año. Un par de meses bastan para darte cuenta si te gusta y si sirves para estudiar medicina o si simplemente no es lo tuyo, por muy listo que seas o muy buena nota de acceso tengas. La propia persona se da cuenta de ello. Ahora bien, si os quedáis es porque realmente os apasiona éste mundo.
  3. Una buena organización de tiempo os salvará la vida. Tal cual. Organizarse el tiempo es vital para sobrevivir en medicina. Estudiar es importante (mucho!) y recomiendo que llevéis la materia al día o las dos semanas previas a los exámenes os vais a ver rodeados de apuntes que os comerán las ganas de vivir. Es importante estudiar un poco cada día, pero también es importate desconectar y tener una vida, a no ser que queráis acabar locos de la cabeza encerrados en Sant Boi. Es importante que salgáis a tomar el sol, una cerveza con los amigos antes de comer… que tengáis vuestro rato para ir al gimnasio o salir a correr… y no mucho más, porque creedme cuando os digo que las horas de sueño las vais a necesitar. Que está muy bien salir de fiesta de vez en cuando, sí, pero si lo hacéis cada fin de semana y aprobáis… llamadme para contarme vuestro secreto.
  4. Es vital aprender la mejor forma de estudiar a nivel personal. Con ésto quiero decir que hay gente que le va mejor hacer esquemas, hay los que leen, los que copian, los que hacen tablas… Es importante encontrar tu propio método, cuanto antes mejor, para incrementar tu eficacia.
  5. Las prácticas de primero no son las más emocionantes ni las más divertidas. Aún así yo diría que son bastante entretenidas, especialmente las de disección y, en mi caso, las de histología, aunque éste gusto mío quizás no sea muy común. En las prácticas de disección de nuestra univrsidad trabajábamos por regiones, y nos dejaban cuerpos seccionados por la región a estudiar. Como consejo extra os debo recommendar el Atlas de anatomía humana (fotográfico) de Rohen y Yokochi, excelente para complementar las prácticas de disección y el que me ha ayudado a prepararme los exámenes prácticos. Ojalá esto fuera publicidad pagada, pero no, os lo recomiendo de verdad. Aún así es un libro algo caro, así que siempre podéis pedirlo prestado en vuestra biblioteca o taparos un ojo con un parche, que se os suba un loro al hombro y hacer un poco de piratas.
  6. Medicina es genial. Esa es mi conclusión después del primer año de carrera. Quizás ésta es la conclusión más personal, pero sería incapaz de mentir o de disimular mi ilusión por ver lo que me espera. Mucha gente me ha dicho que no voy a poder seguir con tantas ganas durante los seis años de carrera, y quizás tengan razón… o quizás no. Lo que os puedo decir de momento es que soy extremadamente feliz, y primero de medicina ha sido todo lo que esperaba y más.

Después de unas cuantas tonterías aquí escritas creo que me voy a dejar los detalles para otro post. Si queréis que hable de algún tema concreto no dudéis en dejarme vuestras sugerencias en los comentarios. Nos vemos pronto, personillas del mundo!

Seguir leyendo

Publicado en General, Primero, Uncategorized | Etiquetado , | 1 Comentario

La vida independiente

Desde que empecé el curso vivo sola. Esto de debe a que mi casa y la facultad están separadas por unos 200 km de nada. Si mis padres fueran banqueros, estuviese en posesión de un Charizard o fuera Albus Dumbledore con su capacidad de aparecer en cualquier sitio aún viviría en mi casa, con mis padres comprando el papel del WC y viendo a mi hermana pasar la edad del pavo día a día. Pero no. Me he independizado. Ya soy mayor.

Pero… a quién quiero engañar? Si bien es cierto que de lunes a jueves vivo sola, el viernes en cuanto salgo de clase vuelvo a casa ya que trabajo por allí los fines de semana. Y si no lo hiciera volvería también. Yo es que soy muy de que mi madre me mime y esas cosas. Ella también, ya que me compra papel del WC para me lo lleve de casa y que no lo tenga que comprar yo.

Aún así, vivir sola es una experiencia totalmente diferente a lo que estaba acostumbrada. Con ello aprendes muchas cosas, y aquí os dejo la correspondiente lista:

  • Eres más organizado/desorganizado de lo que creías: cualquiera de las dos opciones es posible. En mi caso me he dado cuenta de que soy una maniática. En casa soy la típica que mueve el pilón de ropa de la cama a la silla y de la silla a la cama 248 veces antes de que mi madre se canse de verla por ahí y la guarde ella. Ahora me molesta ver una pelusilla por el suelo y me paso el día con la escoba en la mano. 
  • Beber en vaso ha llegado a su fin: ahora bebo directamente de las botellas, ¿quién necesita vasos? Si usas vasos luego tienes que lavarlos, créeme, no merece la pena.
  • Ir desnuda por casa es una opción más que viable: ahora empieza a hacer fresquillo, por lo que lo de ir sin ropa por la vida empieza a no ser tan bonito como me lo pintaban, aunque la libertad que he tenido hasta ahora no me la quita nadie. En tiempos otoñales vivo en un chándal 34 tallas grandes, uno de ésos que parece heredado del yeti? Ésos que encuentras de rebajas en el Decathlon por 2,99 y sólo queda la talla XXXL? Exacto. No tenéis derecho alguno a juzgarme, por 2,99 os lo comprabais todos, admitirlo.
  • Puedes hacer lo que te dé la gana: a parte de estudiar, evidentemente. Básicamente puedes hacer lo que quieras sin la necesidad de consultarlo con nadie. Si quieres dormir en el suelo? perfecto. Traerte a media clase a merendar? sin problemas. Criar hormigas? Genial. Montarte una orgía? Adelante. Es tu casa. Haces lo que quieres. Hasta que viene tu madre de visita. Pero es tu casa.
  • No tienes que saludar a nadie hasta que no llegas a clase: lo que en mi caso es genial, ya que necesito mi café y una media hora para adaptarme al mundo terrenal y ser persona. Si me habláis antes de ese rato de adaptación os odiaré. De por vida.

good morning hell

  • Y lo más importante: No hace falta que te hagas la cama cada día. A mí, personalmente, no me gustaba dejarla deshecha ya que podía oír a mi madre a 200 km diciéndome que me hiciera la cama, así que opté por la solución fácil. Duermo en un saco  y es la mejor elección de mi vida. Es cómodo, si estoy en el sofá me sirve de manta y no hay que hacerlo por la mañana. WIN. WIN. WIN. (Actualización: 1 mes más tarde decidí que valía la pena dormir con sábanas, la comodidad acabó siendo prioritaria).

Aún así no hay nada mejor que meterse en la cama cuando te la ha hecho tu madre. Y en el fondo todos lo sabemos.

Nos vemos, personillas del mundo!

Publicado en General | Etiquetado | Deja un comentario

Primera semana como estudiante de medicina


Buenas, personillas del mundo!

Primera semana como eskid-doctor-shutterstock_97282130tudiante de medicina. Sé que llevo tiempo sin escribir, pero en mi defensa diré que he tenido poco tiempo libre, por no decir ninguno.

Ya puedo decir que he sobrevivido a la temida primera semana. De hecho me lo he pasado genial y me han pasado un montón de cosas.

Lo primero que me sorprendió fué la enorme diversidad geográfica que hay en mi clase. Hay gente de toda España: Tenerife, Mallorca, Andalucía, Barcelona, Zaragoza, Madrid… Hasta hay gente de fuera de España. Se nota que es una de las carreras con más demanda.

De momento os voy a contar un poco cómo han ido los primeros días:

El primer día nos dieron una charla introductoria y ya empezaron con las novatadas: pintura, huevos, harina… la típico, vamos. Hay que decir que los profesores también estaban compinchados, no me imaginaba que esto de las novatadas estaba tan bien organizado, la verdad. Aún así es todo voluntario, pero todo el mundo participa. Os recomiendo que lo disfrutéis, al fin y al cabo se hace en pocas carreras y es algo que recordaréis el resto de vuestra vida. Y cuantos más, mejor!

La verdad es que los alumnos de segundo se están portando genial con nosotros. Nos han pasado un montón de libros y apuntes, nos han enseñado la facultad y han hecho actividades y juegos para que nos conozcamos todos mejor y rompamos el hielo cuanto antes. No tengo ninguna queja de ellos.

El segundo día empezamos las clases, las que de momento sólo tenemos por la mañana. Me gusta mucho mi universidad porque trabajamos con el sistema ABP, del que ya hablaré más adelante, y, por tanto, en grupos reducidos (de 10 personas) tres días a la semana. Durante los dos días restantes tenemos clases magistrales y prácticas en los distintos laboratorios de la facultad.

De ahora hasta diciembre mi grupo está haciendo bioquímica, genética y biología celular, de las que nos examinamos contínuamente. Personalmente bioquímica es la que menos me gusta, la química nunca ha sido mi devoción. Por otro lado me encanta la biología celular, así que más o menos, todo compensa.

No os voy a engañar, para ser la primera semana ya tenemos mucha cosa para estudiar, muchos apuntes que pasar a limpio y muchas experiencias por vivir. Pero no me imaginaba menos de una carrera como ésta.

De momento os puedo asegurar que no me arrepiento de nada.

Nos vemos pronto!

Publicado en General | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios

Carta a mi futuro yo


A mi futuro yo:

Realmente no sé cómo empezar esta carta y tampoco sé exactamente qué decir. No sé lo que el futuro me depara, pero lo que si que sé es que ese futuro depende de mi. De ti.

Lo  primero que te diría es que no olvides la razón por la que estás dónde estás, que llegar hasta ahí te costó mucho tiempo, mucho dinero, muchas discusiones, muchas lágrimas… Todo para obtener muchas sonrisas y mucha felicidad, que espero que tengas el día que leas esto.

Espero que todo te vaya bien. Que la familia esté bien. Que mamá siga siendo tu mejor amiga y que papá siga acompañándote a los partidos. Espero que hayas acabado la carrera y que sigas manteniendo los amigos de antes. Y que hayas hecho amigos nuevos.

No olvides darle las gracias a papá y a mamá por todo lo que han hecho por tí. Ah, y no te olvides de tu hermana, que muy probablemente aún tengas que seguir ayudándola a estudiar… aunque ahora seguro que es ella la que te da consejos a ti.

Vive la vida al máximo y ahorra para hacer todos los viajes que puedas. Llévate la cámara a todos los sitios, nunca sabes cuando se puede presentar una buena ocasión para tomar una fotografía. Acuérdate de que prometiste a mamá que la llevarías de viaje a China… Aunque quizás te queden unos cuantos años para poder pagar ese viaje.

Lee. No dejes de leer. Recuerda lo mucho que te gustaba leer, lo que te ayudaba a desconectar del mundo cuando lo necesitabas. Relee los libros de Harry Potter cuando te sientas mayor, nunca falla para volver a ser una niña de diez años.

El tema de la música no creo que te haga falta. Estoy segura de que sigues viviendo con los auriculares pegados a las orejas unas 15 horas al día.

Espero que tengas un coche nuevo, uno que consuma menos que el de ahora, que en vez de consumir gasolina parece que consuma platino. Y si no es así lo siento mucho por tu cuenta bancaria, ya sabes que lo entiendo.

Espero que estés en una posición en la que puedas hacer a la gente algo más feliz. Espero que trates con pacientes, que seas simpática con ellos, que intentes darle lo mejor de ti. Espero que siempre tengas una sonrisa para ellos, tanto si son niños como mayores. No olvides que tú también has sido paciente. Por favor, sé humilde. Eres lo que eres, ni más ni menos. Y tanto si consigues ser médico como si no, nunca dejes de luchar por tus objetivos. Trabaja cada día y no le tengas miedo al fracaso. Recuerda que cuando pensabas que habías fracasado acabaste por darle un giro a tu vida y llegar a tu meta.

Dicho esto sólo me queda decirte que espero que seas feliz con la vida que llevas. Eso es lo importante.

Nos vemos pronto,

Andrea

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

La motivación

La motivación es algo necesario para todo el mundo. En mi caso, durante varios años, la motivación se convirtió en algo así como el ave fénix: una criatura mitológica sólo existente en algún rincón oscuro de mi mente, en mis sueños más profundos o en los libros de Harry Potter.

Para cualquier estudiante la motivación es fundamental. Si encuentras algo que te gusta, ésa será tu motivación, el hecho de que te encanta lo que aprendes, y en ése caso muy probablemente también te motive la salida profesional que tengan esos estudios.
Pues bien personillas del mundo, si ése es vuestro caso os puedo decir que habéis encontrado vuestro Santo Grial particular, habéis encontrado el tesoro del mapa (sí, sí, aquel que los piratas marcaban con una X), el secreto de la felicidad.
Cierto es que la felicidad máxima la conseguiríamos si encima de hacer lo que nos gusta nos pudiésemos despreocupar de nuestra economía pero, muy a mi pesar, para la mayoría de mortales no es así, aunque podemos llegar a acercarnos bastante. Pero ese tema lo dejo para otro post.

Volviendo al tema… El problema viene cuando, a la fuerza, tienes que hacer algo que no te gusta y pierdes el rumbo, pierdes la visión de lo que querías hacer con tu vida. Puedo decirlo por experiencia propia y creedme, no es un lugar agradable en el que estar.
En mi caso fueron un cúmulo de situaciones las que me llevaron a ese lugar: paranoias propias, aburrimiento en clase, problemas personales, problemas familiares… todo se me hizo una bola enorme, y eso para una niña de 15 años pues acaba siendo la destrucción de la motivación y de la felicidad, con lo que acabé por convertirme en una especie de zombie. No comía humanos, pero bueno, la apariencia podría haberlo dado a entender.
Aún así acabé bachiller pasándolas canutas y no por falta de potencial precisamente, simplemente había creado un bucle del que no podía salir.

fue en ese punto en el que tuve que tomar una decisión. Evidentemente la nota de bachiller no me daba para una carrera con una nota de corte altísima como medicina, aunque por aquel entonces ni se me pasaba por la cabeza la posibilidad, ya que yo misma me decía que nunca llegaría a hacerla. Así que mis opciones eran 3: Dejar de estudiar, ir a la universidad a hacer filología inglesa (algo que siempre me ha gustado) o hacer un grado superior. Me decanté por la tercera, y decidí cursar anatomía patológica. A día de hoy puedo decir que esa decisión fué la mejor de mi vida.

Durante los dos años que duró el grado hice nuevas amistades, conocí a profesores que me hicieron interesarme por la materia y el conjunto de todo me devolvió las ganas de estudiar, volví a ser una persona con metas e ilusiones, con aspiraciones en la vida. Y me volví a plantear entrar en la carrera de medicina. Sabía que no sería para nada fácil, pero nunca había estado tan motivada como en ese momento. Y a día de hoy aquí estoy.

Debo decir que nada sienta mejor en la vida como conseguir el objetivo que te has propuesto y por el que has luchado. La sensación es alucinante. Ahora sé que los límites te los pones tú, que nada es imposible. Y no, ni Nike ni Adidas me pagan por decir éstas cosas (aunque si queréis yo estoy disponible eh?), pero es que son verdad. Nunca tiréis la toalla, porque entonces nunca saldréis del bucle.

A la gente que no tiene motivación o ilusión lo primero que les diría es que no están solos. Mucha gente ha estado donde estáis vosotros, yo la primera. Les diría que exploren sus opciones hasta encontrar lo que les gusta. Quizás lo que les llena es ser camareros. O abogados. O profesores de alemán. Que no se den por vencidos, que la perseverancia lo es todo. Que con tan sólo un poco de ilusión podéis hacer maravillas. Que no tengáis miedo a sorprenderos a vosotros mismos. Al fin y al cabo la vida está llena de opciones y muchos de nosotros nos perdemos por el camino, así que no os rindáis y nunca dejéis que nada ni nadie os corte las alas.

Ahora se me presenta un nuevo reto, y tengo ganas de enfrentarme a él con todo lo que tengo. Al fin y al cabo nadie ha dicho que vaya a ser fácil.

Publicado en General | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Introducción al blog

Buenas, personillas del mundo!

Me llamo Andrea y tengo 20 años. Soy estudiante de medicina, y con este blog pretendo iros contando mi día a día, mis pensamientos, mis aventuras…

Siempre he querido abrir un blog. De hecho por los inframundos de internet andarán unos cuantos de mis intentos fallidos. Por eso espero que éste llegue para quedarse, porque finalmente tengo algo que contar. De momento os pondré un poco en situación:

Después de haber pasado una dura época del pavo y de vivir en un pozo bastante profundo durante gran parte de mi educación secundaria, tomé la decisión de hacer un Grado Superior de anatomía patológica, lo que me devolvió las ganas de estudiar medicina. Ésas ganas las perdí en algún punto entre la E.S.O y el bachiller, y ahora estarán por ahí bailando jotas junto a los tazos de Pokémon y mis (ex) apreciadísimos cromos de Harry Potter.

Desde pequeña siempre había querido ser médico. Como todos sabréis todos los niños, en algún punto de su existencia como niños, quieren ser médicos. Y astronautas. Y bomberos. Y estrellas del Pop. Y actores o actrices. Pero yo no. Yo siempre quise ser médico.

Así que aquí me encuentro frente al reto de mi vida, EL RETO en mayúsculas (literalmente). En breves empiezo la carrera de medicina y aunque sé que quizás voy un par de años tarde no me importa, porque ahora soy feliz y creo que estoy preparada para afrontar una nueva etapa… me acompañáis?

Publicado en General | 4 comentarios